EL PODER ANALGÉSICO DE LA OXITOCINA
Querétaro. Julio de 2016 (Agencia Informativa Conacyt)

Investigadores del Laboratorio de Dolor y Epilepsia adscrito al Departamento de Neurobiología del Desarrollo y Neurofisiología del Instituto de Neurobiología, de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) campus Juriquilla, Querétaro, estudian la oxitocina como alternativa para el tratamiento de dolores crónicos y reemplazar los fármacos derivados del opio (opiáceos).

Este grupo de investigación del Laboratorio de Dolor y Epilepsia lo encabeza el doctor Miguel Condés Lara, y está integrado por los especialistas Abimael González Hernández, Héctor Zayas González y Alfredo Manzano García en asociación con los doctores Estefanía Córdova Quiroz, Juan Granados Mortera, Marco García Cuevas y Julio Morales Gómez, del Hospital de Petróleos Mexicanos (Pemex) de Salamanca, Guanajuato.

El encargado del Laboratorio de Dolor y Epilepsia, Miguel Condés Lara, indicó que mediante este estudio determinaron que la oxitocina, hormona que originalmente es utilizada para la inducción del parto, la secreción láctea, las contracciones uterinas y también para cohibir el sangrado uterino, resulta eficaz para el tratamiento del dolor crónico con una variante de aplicación en el paciente.

“Hay que distinguir el uso de la oxitocina para facilitar el parto y su potencial uso como analgésico; en el primer caso se trata de una acción a nivel periférico, en la musculatura uterina, y en lo que se refiere a su uso como analgésico es a nivel del sistema nervioso central, particularmente en la médula espinal; son dos efectos distintos que dependen de la vía de administración”, abundó.

Condés Lara explicó que comenzaron a estudiar la función analgésica de la oxitocina a principios de los años noventa en Francia, donde el equipo de trabajo descubrió que había receptores en diferentes estructuras del sistema nervioso, particularmente en la amígdala cerebral, donde la oxitocina bloqueaba las respuestas al dolor.

“Los laboratorios que nos dedicamos a investigar sobre dolor tenemos un objetivo claro, que es desarrollar, encontrar analgésicos y probarlos, además de verificar que carezcan de efectos adversos que pudieran limitar su uso. Dentro de las funciones que encontramos en la oxitocina está bloquear las fibras que conducen la información del dolor, desde receptores en la piel hasta la médula espinal. Hemos hecho una serie de investigaciones y llegamos a la conclusión de que sí tiene un efecto analgésico por las diferentes vías que se esté aplicando”, subrayó.

Manzano García indicó que otro de los propósitos de esta investigación es proponer alternativas a los opiáceos que se administran para el dolor de los pacientes, pues, dijo, no solo afectan la calidad de vida sino además pueden acarrear efectos secundarios en la salud, en especial cuando el paciente desarrolla tolerancia y adicción a estos fármacos.

Miguel Condés Lara, informó que para el desarrollo de este proyecto se cuenta con la interacción de la doctora Silvia Allende Pérez, del Servicio de Cuidados Paliativos, y el doctor Ricardo Plancarte Sánchez, de la Clínica del Dolor, ambos del Instituto Nacional de Cancerología, con los que, dijo, se ha tratado de implementar esta técnica de administración de oxitocina en pacientes. Para contar con mayor información sobre este artículo recomendamos descargar aquí la nota completa.

ARTÍCULO COMPLEMENTARIO
Gaceta UNAM., 17 de noviembre de 2016
Descubrimiento de científicos de Neurobiología
La oxitocina reduce el dolor crónico en cáncer
La hormona, relacionada con parto, lactancia, afectividad y fidelidad, actúa como agente analgésico: los resultados fueron publicados en CNS Neuroscience and Therapeutics