PARTICIPA UNAM EN INVESTIGACIÓN INTERNACIONAL QUE IDENTIFICA MADUREZ PULMONAR FETAL POR ULTRASONIDO
Boletín UNAM, Enero 2018
Esta innovación médica permite predecir durante el embarazo el riesgo de dificultad respiratoria neonatal
• Evita el uso innecesario de medicamentos
• Antes de este método se requería la aplicación de una prueba invasiva y costosa, consistente en obtener una muestra de líquido amniótico para analizarlo en laboratorio

Rogelio Cruz Martínez, investigador asociado a la Unidad de Investigación de Neurodesarrollo del Instituto de Neurobiología de la UNAM, campus Juriquilla, y jefe del área de Medicina y Cirugía Fetal, participó en una innovación mundial que consiste en determinar durante el embarazo la madurez pulmonar fetal para predecir, antes del nacimiento, el riesgo de dificultad respiratoria neonatal (al momento de nacer).

El método, resultado de un proyecto internacional encabezado por el Grupo de Medicina Fetal de Barcelona, España, se basa en el análisis cuantitativo de la textura pulmonar fetal por ultrasonido y ha demostrado que es capaz de identificar a los bebés en riesgo de dificultad respiratoria al nacer.
La importancia de este desarrollo es que no es invasivo y permite la identificación de este problema antes de administrar medicamentos como los corticoides.

Cruz Martínez, también líder del grupo de la Fundación Medicina Fetal México, explicó que la prematuridad (nacimiento antes de la semana 37 de gestación) es un problema de salud: a nivel mundial, cada año se registran 15 millones de casos, y alrededor de 200 mil en México.

Los bebés prematuros, dijo en conferencia de medios, tienen más riesgo de daño neurológico, hemorragias cerebrales, infecciones, ictericia por inmadurez hepática, ceguera por retinopatía y, a largo plazo, un menor coeficiente intelectual, entre otros problemas.

El especialista indicó que la probabilidad de que un bebé tenga problemas respiratorios al nacer conforme pasa la edad gestacional es menor; si llega a las 40 semanas, es extremadamente baja, pero en la semana 30 es de 60 por ciento y se podría presentar hipoxia cerebral y requerir intubación, ventilación mecánica u oxígeno.

Rogelio Cruz expuso que existen medicamentos, esteroides, para inducir la maduración pulmonar, pero tienen efectos temporales, con duración de una semana. Además, si se administran indiscriminadamente tienen efectos adversos a nivel neurológico.

Por ello, era necesario saber si el bebé durante el embarazo ya completó su maduración pulmonar; si es así, ya no necesita la administración de esos medicamentos y puede nacer, pero si no, debe recibir los fármacos o retrasar el nacimiento.

Hasta antes del desarrollo de este método, para saber si había maduración o no, se requería la aplicación de una prueba invasiva consistente en obtener, con ayuda de una aguja, una muestra de líquido amniótico para analizarlo en laboratorio. Además de ser costoso y tardado, al invadir el espacio intra-amniótico hay riesgo de ruptura de membranas y prematuridad.

Gracias a esta innovación, hoy es posible saber si el bebé tiene maduración pulmonar mediante un ultrasonido convencional; se trata de una simple prueba de imagen que utiliza un software especial llamado “QuantusFLM”, que analiza una región del pulmón para hacer una cuantificación de la textura pulmonar y determinar si hay riesgo de dificultades respiratorias al nacimiento.